¿QUÉ SON LOS ESPACIOS REDUCIDOS EN EL FUTBOL?

Todo entrenador actualizado manejará sus entrenamientos desde el enfoque de los espacios reducidos. De hecho ésta es una forma de entrenamiento bastante antigua, ya que desde la década de los cincuenta algunos preparadores alemanes encabezados por Hennes Weiswaler buscaban alcanzar sus objetivos mediante la aplicación cabal de este método.

En términos generales trabajar los espacios reducidos en un equipo de fútbol significa adiestrar a los jugadores para desempeñarse en terrenos geométricamente (cuadros, círculos, triángulos, rectángulos etc) delimitados por implementos (conos, cintas, etc) o en ciertas zonas de la cancha (el área penal, el medio campo, etc) para un mejor desenvolvimiento cuando llegue la hora de jugar a lo largo y ancho de un campo oficial. Las principales características de estos trabajos son el contacto con el balón y la intensidad de las rutinas. Se parte de la idea de que en la actualidad todos los equipos marcan a sus adversarios estrechamente sin concederles ni un solo espacio para jugar o tiempo para pensar. A juicio de todos los especialistas, esta clase de entrenamientos en áreas restringidas se parece mucho al juego moderno actual porque las líneas representan oponentes y si el esférico abandona la zona predeterminada se considera balón perdido. Por tanto los jugadores tendrán que desarrollar habilidades para desempeñarse en situaciones apuradas y acostumbrarse a leer el juego antes de tener la posesión del balón. En espacios reducidos los jugadores aprenden a dosificar la fuerza de sus pases ya que si el esférico rebasa los límites, no puede continuar jugándose. Las áreas restringidas desarrollan habilidades, técnicas, físicas, psicológicas y tácticas. Habiendo entrenado con cierta regularidad bajo este método y bajo consideraciones técnico – tácticas rigurosas, el juego resulta relativamente progresivo y fácil.

Weisweiler así trabajó por décadas con el Colonia, el Victoria, el Borussia y Bayern de Alemania. En los sesentas este enfoque le entregó al Borussia cuatro campeonatos consecutivos en la Bundesliga y la mayoría de sus pupilos se consolidaron subcampeones en el mundial de 1974. Los entrenamientos se realizaban dentro de un cuadrado de 15 por 15 metros y se combinaban con el 5 contra 5 usando medio campo. Este entrenador alemán que después se hizo famoso por sus aportaciones al futbol de fuerzas básicas, trabajaba el 5 contra 2 como fase inicial de adecuación técnica y física (lo que hoy se conoce como salero, cuadros o toritos) primero a dos toques y pasados algunos minutos en forma directa a un toque. Muchas veces llegó a comentar que sus rutinas las perfeccionó después de haber visto a los brasileños en el Campeonato Mundial de México 70. El resto del entrenamiento transcurría desde el uno contra uno con dos porterías, hasta el 11 contra 11 en media cancha, con diferentes acentos, intensidades y volúmenes.

Todos los entrenadores tienen problemas para desarrollar las cualidades individuales de sus jugadores o mantener el juego colectivo. Este método de entrenamiento aún cuando tiene mas de 60 años de existencia continua vigente y merece especial atención por sus objetivos iniciales: el juego ofensivo, la mentalidad ganadora y el perfeccionamiento de destrezas con balón o sin él.

RECOMENDACIONES ANTES DE JUGAR EN ESPACIOS REDUCIDOS:

Las ejecuciones deberán ser progresivas y las enseñanzas permanentemente examinadas y acumulativas.
El volumen e intensidad de los trabajos deberá ser previamente programado y constantemente supervisado.
El enfoque deberá acompañarse de una metodología dinámica pero basada en ejercicios primero introductorios, posteriormente avanzados y culminantemente competitivos.
El enfoque deberá acompañarse de una metodología dinámica pero basada en observar y corregir primero la enseñanza, segundo la técnica y tercero los fallos del movimiento individual o colectivo.
El enfoque deberá ser complementado con ejecuciones de técnica individual, táctica fija y de preparación física propiamente dicha (con balón).
Los acentos u objetivos de la rutina deberán ser expuestos antes, durante y después de ésta con el propósito de garantizar su comprensión y aprendizaje.
El enfoque es aplicable a todos los niveles de juego (amateur o profesional), en todas las edades, en cualquier momento de la temporada y bajo cualquier situación climática.

ALGUNAS combinaciones TÍPICAS del trabajo en espacios reducidos.

UNO contra UNO: Se realiza en un rectángulo de 4x7 metros con 1, 2, 3 ó 4 pequeñas porterías de menos de 1 m. longitud. También se puede ejecutar sin porterías (practicando el regate y el robo). Los principales objetivos tácticos son el manejo de los perfiles y los desplazamientos (reconversión). Técnicamente es útil cuidar los puntos finos de la conducción y el golpeo. Físicamente se trabaja la resistencia de corta duración, la velocidad de reacción, el manejo del cuerpo (centro de gravedad) y la velocidad de aproximación. Es un ejercicio bastante extenuante por lo que debe cuidarse a fondo su duración e intensidad.

UNO contra TRES: Se realiza en un cuadrado de 6x6 mts. El principal objetivo técnico – táctico del defensa es la conservación del balón aún en condiciones de inferioridad. Con una portería en forma de triángulo equilátero de 1.5 mts. se trabajan muy bien los perfiles del jugador que está en inferioridad. El defensa debe mantener sin gol su portería y provocar el error. Físicamente se trabaja sobre el contacto físico legal para la conservación del balón. También se puede llevar acabo sin portería.

TRES contra UNO: Los desplazamientos de los atacantes serán indispensables (rotaciones, pasadas, engaños, paredes etc). Se debe insistir en la definición sin precipitarse. Aquí puede trabajarse muy bien con una portería y su guardameta.

TRES contra CINCO: Se realiza con o sin porterías en un cuadrado de 8x8 mts o en toda la media cancha. En cuanto al ejercicio en cuadro, los jugadores defensivos deben adaptarse lo más pronto posible a atacar y defender siempre triangulando e insistirse en los conceptos de zona, bloque y pressing. Si se hace en media cancha y con portería se conocen como situaciones o entradas.

CINCO contra TRES: Los jugadores con mayoría numérica deben aplicar todos los fundamentos técnico – tácticos a la defensiva y a la defensiva. Se debe exigir la concentración y actitud como factores clave. Deben introducirse mini sistemas de juego variando formaciones y funciones (disciplina táctica).

SIETE contra ONCE: Se realiza en medio campo. Sirve para dominar y mecanizar movimientos defensivos por ejemplo el dos contra uno, las coberturas, la orientación, la marca individual, la salida en línea etc. Puede variar entre un portero con línea de tres centrales, dos laterales – volantes y un medio de contención (como Chivas) o un arquero con línea de cuatro defensas y dos volantes defensivos. Puede salirse jugando desde atrás e incluirse un par de pequeñas porterías sobre la línea de media cancha.

ONCE contra SIETE: Aquí los fundamentos ofensivos son determinantes. Se debe ampliar, profundizar, penetrar, tener movilidad y realizar múltiples apoyos. Se entrena la coordinación entre el enganche y el centro delantero, la rotación, centralización y orientación de los extremos, el tiro de media distancia etc. Este ejercicio posee todas las características de una competencia por lo que debe ejecutarse basado en el sistema implementado por el entrenador y en sus variantes.

SEIS contra SEIS más SEIS: Se trata de una rutina bastante dinámica e interesante para los jugadores. Se realizan tres equipos de seis integrantes cada uno, cuya principal función deberá ser la posesión del balón. Por cada 10 pases consecutivos de alguno de los tres conjuntos (previamente distinguidos con casacas de colores) se considerará una anotación. De tal forma que para lograrlo deberán superarse permanentemente a los doce jugadores restantes.

DOCE contra SEIS con comodines: Se realiza en un rectángulo de 15 por 30 mts. En este ejercicio se nombran previamente a seis jugadores cuyas labores deberán ser exclusivamente ofensivas ( es decir que cuando un equipo tiene la posesión del balón, encontrará el apoyo simultáneo de otros seis elementos) y éstos no podrán hacer nada por recuperar el esférico. Se convierte en un divertido encuentro de astucia e incertidumbre.

El vestidor del Liverpool con Rafa Benitez